Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Como novedades, en la convocatoria de jóvenes se incluye un nuevo criterio de selección para favorecer las solicitudes promovidas por aquellos que se hagan cargo de la explotación de un titular que se jubila, facilitando así el relevo generacional; mientras que en la de modernización de explotaciones, cuyas ayudas pueden alcanzar hasta el 60 % de la inversión, se favorecerá a los titulares que acojan estudiantes en prácticas provenientes de escuelas de formación agraria y alumnos sujetos a formación dual.

 

La Consejería de Agricultura y Ganadería amplía, hasta el 15 de octubre, el plazo para solicitar ayudas a la incorporación de jóvenes al campo y la modernización de explotaciones, como publica este lunes el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl).

De esta manera, la Junta de Castilla y León ofrece más tiempo –el plazo terminaba el 30 de septiembre– a aquellos que quieran pedir estas ayudas que ascienden a 70 millones de euros y que, por primera vez, cuentan con dos tipos de convocatorias: una específica para jóvenes, para la incorporación y modernización de explotaciones de estos y a la que van destinados 55 millones de euros, y otra con 15 millones de euros para aquellos agricultores que soliciten ayudas para la modernización de sus explotaciones. Este nuevo sistema de convocatoria permitirá agilizar y optimizar el proceso de resolución de las mismas.

Respecto a las ayudas destinadas a apoyar la primera instalación de jóvenes agricultores, así como los planes de mejora de sus explotaciones, podrán ser beneficiarios de las mismas los menores de 41 años que accedan por primera vez a la titularidad de explotaciones agrarias, tanto como titularidad única, como compartida (cónyuges), cotitularidad (padre-hijo) o fórmulas asociativas (cooperativas, sociedades agrarias de transformación, sociedades mercantiles…).

En las ayudas a la primera instalación de jóvenes, que pueden alcanzar hasta los 70.000 euros sin ser necesario justificar los primeros 20.000 euros, tendrán prioridad los planes empresariales de incorporación a la empresa agraria promovidos o participados por mujeres, así como aquellas solicitudes de los sectores considerados estratégicos y la pertenencia del joven a una Entidad Asociativa Agroalimentaria Prioritaria de carácter regional. Primarán, también, las peticiones de titularidad compartida, las que incluyan acciones innovadoras, las que combinen la primera instalación con una modernización, las que planteen un uso eficiente del agua y la agricultura ecológica, entre otras.

Como novedad en esta línea de ayuda, se incluye un nuevo criterio de selección para favorecer a las solicitudes promovidas por jóvenes que se hagan cargo de la explotación de un titular que se jubila, facilitando así el relevo generacional. Además, se incrementa la puntuación de las solicitudes promovidas por titulares, cotitulares o socios de una explotación agraria prioritaria.

Los jóvenes beneficiarios de estas ayudas podrán recibir un anticipo del 50 % de la misma, condicionado a la comprobación del inicio del plan empresarial, y el resto, hasta el importe total concedido, se efectuará una vez evaluada y verificada la correcta implementación del mismo. Además, en el caso de planes empresariales promovidos por varios jóvenes, podrán acceder a una ayuda completa cada uno de ellos.

A día de hoy, la Consejería de Agricultura y Ganadería ya ha anticipado pagos a 209 jóvenes perceptores de ayudas concedidas en la última convocatoria por un importe superior a los 3,8 millones de euros. De los 825 que recibirán estas ayudas a la incorporación, 550 jóvenes no han presentado hasta el momento su solicitud de pago y otros 66 se encuentran en tramitación.

15 millones para modernización de explotaciones

La orden de bases establece una convocatoria independiente para las solicitudes de modernización de explotaciones no ligadas a la incorporación de jóvenes, lo que mejorará la eficacia de la gestión de las mismas. Estas ayudas permitirán a los agricultores y ganaderos, con independencia del sector al que pertenezcan, acometer proyectos de inversión de adquisición de maquinaria nueva, construcción de naves agrícolas, alojamientos e instalaciones ganaderas, instalación de riego sostenible que reduzca el consumo de agua, plantaciones frutales, invernaderos, etc. También se contempla la posibilidad de subvencionar pequeños proyectos de transformación artesanal de la producción primaria de la propia explotación.

Los beneficiarios deberán ser agricultores activos, titulares de explotación agrícola, bien sean personas físicas, jurídicas, comunidades de bienes o explotaciones de titularidad compartida.

En este caso, las ayudas ascienden al 20 % de las inversiones realizadas, pudiendo llegar, incluso, al 60 %, al incrementarse esas subvenciones en un 20 % más en el caso de los jóvenes que se instalan en la actividad agraria o que se hayan instalado en los cinco años anteriores a la solicitud de la ayuda; un 10 % si pertenece a una Entidad Asociativa Agroalimentaria Prioritaria de carácter regional; un 5 % si la inversión se hace en zonas con limitaciones naturales y zonas de montaña; y un 5 %, también, si las inversiones están relacionadas con el agroambiente, el clima y la agricultura ecológica.

En las ayudas a la modernización de explotaciones primarán las solicitudes de los sectores considerados estratégicos, así como aquellas presentadas por mujeres y jóvenes, las que cuenten con titularidad compartida y las de los agricultores profesionales.

Como novedades, en esta convocatoria se incluye un nuevo criterio de selección que favorecerá las solicitudes correspondientes a titulares de explotación que acojan estudiantes en prácticas provenientes de escuelas de formación agraria dependientes de la Consejería de Agricultura y Ganadería, y de alumnos sujetos a formación dual; y se incrementará la puntuación de las solicitudes promovidas por titulares, cotitulares y socios de una explotación agraria prioritaria.